Ingrese al sitio (login)

Por tareas de mantenimiento, hemos suspendido nuevas suscripciones al sitio.



>>> IMPORTANTE: los datos y consultas de los usuarios registrados, se mantienen bajo estricta confidencialidad. <<<

Buscar...

mens sana in corpore sano...

endocrinología | metabolismo | nutrición

Hipotirodismo clínico y subclínico

Escrito por Dra. Susana Scarone
PDFImprimirCorreo electrónico
10
Nov
2013

 

220px-S-Thyroxine Structural Formulae

Tiroxina (T4)

El hipotiroidismo es la afección más frecuente de la glándula tiroidea, se define por una disminución en la producción y secreción de las hormonas que se originan en dicha glándula (el hipotiroidismo se denomina, primario, es decir por afectación de la propia glándula). La ingesta de sal iodada ha sido vinculado al  aumento la incidencia de hipotiroidismo. Por otro lado, existiría una activación de los mecanismos autoinmunes (para algunos autores) por el aumento de la ingesta de sal iodada  y para otros una mayor apoptosis (muerte) de la célula tiroidea.

Existen diferentes causas que producen Hipotiroidismo Primario, pero en términos generales podemos decir que en zonas con adecuado consumo de Iodo, la causa más frecuente ya sea en niños, adolescentes o adultos, es por una enfermedad autoinmune, denominada Tiroiditis de Hashimoto o Enfermedad de Hashimoto.

Hacemos la disquisición dentro del hipotiroidismo Primario: Hipotiroidismo clínico y subclínico.

El siguiente cuadro ilustra los síntomas clínicos más notorios en un paciente, expuesto a bajas concentraciones de hormonas tiroideas:

Hipotiroidismo primario

 


Desde el punto de vista paraclínico el paciente presenta la hormona tirotropa o  TSH elevada, con T4 libre descendida. La TSH es la principal hormona reguladora de la función tiroidea, la misma es secretada por la hipofisis anterior o adeno-hipófisis.Debemos realizar la disquisición que con una sola TSH o perfil tiroideo no realizamos el diagnóstico.

Estos casos siempre deben ser tratados con T4 (levotiroxina sódica). La dosis será determinada por el médico tratante ya que diferirá si se trata de una persona joven o añosa, con o sin enfermedades cardiovasculares, y del grado de hipotiroidismo.

Hipotiroidismo subclínico

Este término se emplea para denominar los cuadros que cursan con elevación de la TSH por lo general menores a 10 (frecuentemente con TSH menores de 10 no presentan síntomas) y cifras normales de hormonas tiroideas libres (T4). Debemos confirmarlo con otra dosificación de TSH y T4, por lo tanto es un diagnóstico que se realiza por exámenes de laboratorio.

 

¿Porqué la TSH está elevada?


La TSH es una hormona que se sintetiza y secreta en el lóbulo anterior de la hipófisis o glándula pituitaria, es el indicador más sensible de la función tiroidea. Si ella es normal el paciente es eutiroideo (su glándula funciona bien); cuando es mayor del límite superior (está elevada), con T4 elevada  (confirmado) existe hipotiroidismo primario.

No es infrecuente encontrar síntomas mínimos o alteraciones en los tejidos, por ejemplo alteraciones en el tejido cardíaco (miocardio) similares a los de un hipotiroidismo clínico. Se lo ha vinculado con hipercolesterolemia (aumento de colesterol), LDL-Colesterol elevado,  anormalidades cardíacas leves y afecciones neuropsiquiátricas.

Los pacientes suelen atribuir el aumento de peso a patologías tiroideas, pero es válido aclarar que son muchos más frecuentes otras causas de sobrepeso y obesidad como ser el sedentarismo, la alimentación inadecuada, entre otros.

En cuanto a la frecuencia es mucho mayor, especialmente en poblaciones geriátricas del sexo femenino.


Causas del hipotiroidismo clínico y subclínico


La causa más frecuente es la tiroiditis autoinmune como mencionamos anteriormente, dentro de ellas, la más común es la Enfermedad de Hashimoto, es decir que existe una destrucción tiroidea autoinmunitaria.

Se define como enfermedad autoinmune aquella en la cual aparecen sustancias que forman parte del sistema inmunitario (de defensa) contra componentes propios del organismo llevando a la destrucción de distintos órganos, en este caso, la glándula tiroides, se destruye y como consecuencia, pierde la capacidad de secretar las hormonas.



¿Qué significa tener anticuerpos antiperoxidasa  (anti TPO) positivos?.


Hay varios anticuerpos descritos contra la glándula tiroidea, los anti TPO son los más importantes que permiten diferenciar las formas autoinmunitarias de las no autoinmunes.

Son un parámetro para indicar esta causa de hipotiroidismo subclínico, si están elevados pueden predecir qué pacientes evolucionarán al hipotiroidismo clínico; por lo cual es recomendable dosificarlos cuando existan incrementos mínimos de TSH. Las personas añosas, sobre todo de sexo femenino, con títulos elevados de anticuerpos antiperoxidasas acompañados de TSH altas, tienen un riesgo anual del 5 a 7% para desarrollar un hipotiroidismo franco o clínico, es decir, con síntomas.

 

Existe además otro grupo de pacientes con riesgo de hipotiroidismo subclínico:
- entre los pacientes mayores de 60 años, hay más de un 20% que son portadoras de un hipotiroidismo subclínico
- las personas sometidas a una intervención quirúrgica de la glándula tiroidea en forma parcial (tiroidectomía subtotal),
- los pacientes con Enfermedad de Graves-Basedow  que fueron tratados con Iodo131,
- quienes han recibido radioterapia externa de cabeza y cuello
- paciente subtratados con hormona tiroidea
- y/o pacientes que reciben o recibieron los últimos 6 meses medicamentos como por ejemplo la amiodarona, que contiene mucho yodo en su molécula.



¿Tendré que tomar T4?


Si bien la terapia de sustitución en el hipotiroidismo subclínico es un tema controvertido ya que es discutido los niveles de TSH que deben ser tenidos en cuenta para tratarlo, algunos autores han determinado que los pacientes con TSH mayor de 10 mUI/L deberán recibir tratamiento con T4.

Otras indicaciones para su tratamiento serán: la presencia de bocio, anticuerpos anti TPO elevados, mujeres con deseo de embarazo o con alteraciones de la fertilidad, en niños, afecciones cardiovasculares que sean consecuencia de esta situación, hipercolesterolemia (o aumento del colesterol), alteraciones del estado de ánimo como ansiedad, depresión endógena, alteraciones de la memoria, situaciones que deben ser tenidas en cuenta para el tratamiento con levotiroxina sódica (T4).

Cuando son tratados con T4, los pacientes tienen una sensación de mayor bienestar y se resuelven las anormalidades cardíacas y los trastornos vinculados con el incremento del colesterol.

En definitiva, será su médico tratante quien tome la decisión luego de realizar un exhaustivo análisis de su caso, si deberá recibir o no esta medicación.

 

Bibliografía consultada:

Williams Tratado de Endocrinología Elservier, 11ª edición 2009. Larsen P; Davies T; Shlumberger M; Hay I. Fisiología del tiroides y evaluación diagnóstica de los pacientes con trastornos tiroideos.

American Association of Clinical Endocrinologist Medical Guidelines for Clinical Practice for the Evaluation and Treatment of Hyperthyroidism and Hypothyroidism. Endocrine Practice 2002: 8 (6): 457-469

Última actualización el 10 de Noviembre de 2013
Buscar - Contenidos
Buscar - Weblinks
Buscar - Contactos
Buscar - Categorias
Buscar - Secciones
Buscar - Newsfeeds
roemmers2
onglyza2

novedades-en-nutricion